martes

: Resumen de "Elogio de la Bicicleta" de Marc Auge, por José Luis Vergara Bianciotti

"Nadie puede hacer un elogio de la bicicleta sin hablar de sí mismo. La
bici forma parte de la historia de cada uno de nosotros. Su aprendizaje
remite a momentos particulares de la infancia y adolescencia. Gracias a
ella, todos hemos descubierto un poco de nuestro propio cuerpo, de sus
capacidades físicas y hemos experimentado la libertad a la que está
indisolublemente ligada. Para alguién de mi generación, hablar de la
bicicleta es evocar, fatalmente, muchos recuerdos."

"El milagro del ciclismo devuelve a la ciudad su caracter de tierra de
aventura o, al menos, de travesía."

"Hoy cambiar la vida es , en primer lugar, cambiar la ciudad."

"Se sabe que una vez que uno aprendió a andar en bicicleta, como a nadar,
ya no lo olvida. Pero hay algo más. El conocimiento progresivo de uno mísmo
al que corresponde e aprendizaje de la bici deja huellas imborrables e
inconscientes. Entonces, la bicicleta es una experiencia de eternidad:
montar en bicicleta (o volver a hacerlo luego de un tiempo) se asemeja a la
experiencia que se tiene en la la playa cuando el que se tiende en la arena
y cierra los ojos experimenta la sensación de reencontrarse con su infancia
o, más exactamente, con las sensaciones, que al no tener edad, escapan a la
acción corrosiva del tiempo."

"Los ciclistas acarician conscientemente la ilusión de seguir siendo
jóvenes y, por eso mísmo, continuan siéndolo un poco."

"Entre ciclistas existe la conciencia de una solidaridad elemental, la
conciencia del esfuerzo y momento compartido, un sentimiento exclusivo que
los distingue de todos los demás y que les corresponde únicamente, a
ellos."

"Hay que dar a la bicicleta el crédito de la reinserción del ciclista en su
individualidad propia (se experimenta una cierta identidad, cierta
permanencia en el tiempo al pedalear), pero también la reinvención de
vínculos sociales, livianos, eventualmente efímeros, pero siempre
portadores de cierta felicidad de vivir. Se presta atención al prójimo, se
vive una forma de espera, una apertura a lo que pueda suceder: en la
ciudad."

"A la bicicleta le corresponde un papel determinante: ayudar a los seres
humanos a recobrar la conciencia de sí mísmos y de los lugares que habitan.
Necesitamos la bicicleta para ensimismarnos en nosotros mismos, mientras
volvemos a centrarnos en los lugares que vivímos: devolver a la ciudad su
dimensión simbólica y su vocación inicial: favorecer los encuentros
humanos."

"Los paseantes (los arquetípicos "flaneurs": se refiere a los caminantes
poéticos, que pateando entraban en "trance" urbano, ejemplos: Baudelaire,
Henry
Miller, Bukowski, Cortazar, acá Borges, y vos si te gusta pasear y andar
por ahí, deambulando con cara de colgueti, disfrutando) por la ciudad
reparecen, pero montados en bicicleta, se dan cuenta con el viento en las
narices de un doble descubrimiento: se dan cuenta, maravillados, de que la
ciudad ésta hecha para ser vista directamente, sin la mediación de una
cámara que la estilice; de que es bella hasta en sus calles más modestas y
de que es fácil recorrerla. Uno se desliza en bicicleta por una geografía
eminentemente poética, puesto que ofrece la posibilidad del contacto
inmediato entre lugares que habitualmente uno sólo frecuentaba por separado
(sin prestar atención al viaje) y , además, porque así el espacio, se
presenta como una fuente de metáforas, de acercamientos inesperados y de
atajos que no dejan de suscitar, a fuerza de pantorrillas, la curiosidad de
los nuevos bicipaseantes: ésta es la nueva libertad, la libertad que ofrece
el uso de la bicicleta. La bicicleta como una escritura libre y hasta
salvaje, una experiencia de escritura automática, de surrealismo en acto,
o, por el contrario, una meditación más construida, casi experimental, a
traves de lugares previamente seleccionados por el gusto refinado del
bicipaseante"

"El vínculo que une al ciclista con su bicicleta es un vínculo de amor y
literalmente, de reconocimiento, que el tiempo no destruye sino que
afianza, si es preciso traerla a la mente, mediante los recuerdos y la
nostalgia, si la vida los ha separado."

"Todas las invitaciones a la pasividad - que constituye para muchos
individuos su relación con los diversos medios y la vida- se desvanecen en
cuanto montan en bici. El ciclista pasa a ser el responsable de sí mísmo e
inmediatamente toma conciencia de ello. Simultaneamente cobra conciencia
del lugar que le corresponde, el cual puede recorrer en todos los sentidos,
así como de los itinerarios que lo alejan de ese lugar y de aquellos otros
que lo traen de regreso. Y si además, tenemos en cuenta que en general la
práctica de la bicicleta nos ofrece, la posibilidad de sumergirnos en los
recuerdos de la infancia y en la continuidad de la propia vida, podemos
llegar a la conclusión de que la experiencia de la práctica ciclista es una
prueba existencial fundamental que asegura la conciencia identitaria de
aquellos que se entregan a ella: pedaleo, luego existo."

"El mundo exterior se nos impone concretamente, en sus dimensiones más
físicas. Nos ofrece resistencia y nos obliga a un esfuerzo de voluntad,
pero al mismo tiempo, se nos abre como un espacio de libertad íntima y de
iniciativa personal, como un espacio poético, en el sentido pleno y primero
del témino: como poiseis o creación."

"Montar en bicicleta devuelve, por un lado, un alma de niño y, a la vez,
nos restituye a capacidad de jugar y el sentido de lo real. Así, el empleo
de la bici constituye una especie de recordatorio, pero también de
formación continua para el aprendizaje de la libertad, de la lucidez, y, a
travez de ella, tal vez, de algo que se asemejaría a la felicidad"

"El mero hecho de que la práctica de la bicicleta proporcione así una
dimensión perceptible al sueño de un mundo utópico, en el que el placer de
vivir, seria prioridad de cada persona y aseguraría el respeto de todos,
nos da una razón para abrigar esperanzas. Retorno a la utopía, retorno a lo
real, da lo mismo. ARRIBA LAS BICICLETAS, PARA CAMBIAR LA VIDA !. EL
CICLISMO ES UN HUMANISMO."

No hay comentarios:

Publicar un comentario